Pintura

UNA INVESTIGACION ENTRE LA PINTURA Y LA JOYERIA

El arte del pintor y joyero Pele Torres, nacido en Barcelona en 1933, se ha ido forjando lentamente desde sus años de estudio en la Escuela Masana. La eclosión de este arte, en su vertiente pictórica, se inicia hacia 1972-74, después de que el artista pasara por las etapas convencionales de búsqueda de un campo experimental propio. Paralelamente, en el ámbito de la joyería, los hermanos Torres fueron desbrozando caminos hasta encontrar el sello de una producción autónoma que los iba a caracterizar: esa amalgama formal entre lo geométrico y lo ctónico. Pero la fusión entre lo geométrico y lo ctónico con derivaciones hacia lo orgánico –eso solo en el ámbito de la pintura de Pele Torres- es un largo proceso de años cuya trayectoria, en síntesis, es la siguiente: a partir de elementos estrictamente geométricos (el cuadrado, en lo fundamental, y el cubo, cuando la superficie del cuadrado se convierte en un soporte de la tridimensionalidad) cuya sucesión marca líneas de tensión en el campo plástico, los contactos y conexiones de los mismos determinan una sensibilización del espacio que alertan al artista sobre la importancia de la textura. Concienciado de ello, Pele Torres otorga cada vez mayor importancia a la materia, generadora, por antonomasia, de los textural. Pero el artista ya no detiene ahí el proceso, no se da por satisfecho de lo que el propio comportamiento de los materiales le ofrecerá; los provoca y hace intervenir la propia sensibilidad para que actúe y organice el ámbito plástico. Así el papel, el cartón, el tejido, sufren toda clase de tratamientos activos a partir de la sensibilidad de quien los maneja y cuyo objetivo es el de que las materias no hablen única y exclusivamente de sí mismas sinó también de aquel que las ha dispuesto de una determinada manera. El resultado son esas superficies alabeadas y/o también escindidas cuya textura –confundida ya con lo cónico- el artista siente que ha de atacar aún más para que lo textural se convierta en orgánico, ponga en evidencia lo sensible de aquel ámbito que, de otra manera, no haría más que mostrarse a sí mismo, sin poner de manifiesto la intervención voluntaria de una sensibilidad sugerente. Pele Torres concretiza esa intervención mediante la cromaticidad que, inicialmente, ha sido el color blanco inmaculado pero que, progresivamente, se va convirtiendo en la presencia del pigmento negro sombra y vibración que se corporeiza. Sus pinturas, sin referente natural alguno, no aluden a otra cosa que la propia sensibilidad creativa en un plano, convirtiendo, no obstante, la inefabilidad de lo geométrico en un discurso pletórico de incidencias y evocaciones, aunque en ese discurso nunca haya nada extraño a la estricta plasticidad. Esas investigaciones, paulatinamente, Pele Torres las ha ido transcribiendo a las joyas. Desde la geometría ajedrezada inicial, maculada aquí y allí con montajes alternativos de oro y de piedras preciosas, con cavidades y pirámides alternadas, con reflejos y opacidades, las joyas de Pele Torres se han convertido en sutiles rocailles que, a diferencia de las rococó, no sólo por la disposición sinó también por la incidencia artesana sobre el metal precioso ponen en evidencia –aquí inversamente a lo que ha elaborado en la pintura- la voluntad de lo geométrico en la espontaneidad proyectiva de la materia dejada a su propio autoproceso. Pinturas y joyas se complementan; las primeras, a partir de lo geométrico aludiendo y manifestando la sensibilidad abstracta de su creador; las segundas, las joyas, frenadas por la presencia geométrica en lo que sería excesivamente declamatorio –incluso hacia los límites de la crispación sensible- sin ella. En síntesis, Pele Torres investiga directamente en el ámbito de la pintura lo que después, reflexivamente, aplicará en la producción joyera. El gusto más personal marca, en definitiva, los difíciles límites entre lo que es el arte y lo que es simple materia. El gusto, reflejo de su sensibilidad.

Arnau Puig Barcelona 1980

“TENSIÓ” Técnica mixta 70 x 60 cms. Barcelona 1976

“LA ROCA BLANCA” Óleo y técnica mixta, 140 x 120 cms. Ibiza 1977

“NO SENTS EL SOROLL DEL VENT?” Acrilicos y técnica mixta 180 x 180 cms Barcelona 1984

“UNA LLUM BLANCA AMB UN ESPAI DE COLORS” 120 X 80 CMS Técnica mixta Barcelona 1994

“L’EMOCIÓ DE DESCOBRIR ALTRES MONS” ACRILIC I TECNICA MIXTA SOBRE TAULER ENTELAT 150 X 150 CMS. EIVISSA 2006

“Una Luz blanca” Collage y acrílicos 23 X 23 Cms BARCELONA 2010

“UNITS PER SEMPRE” Técnica mixta i acrilics 125 x 65 cms. Barcelona 2008

sep 30, 2010
CommentsRSS0

Deja un comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>